Un laboratorio de Francia se asocia con Pfizer para acelerar la producción de la vacuna

El laboratorio francés Sanofi ayudará a sus competidores Pfizer (estadounidense) y BioNTech (alemán) a producir su vacuna anti-Covid, interviniendo en el envasado del suero, según informó este martes el diario francés Le Figaro. El acuerdo cubre un total de 100 millones de dosis a partir de julio de 2021 hasta fin de año.

Sanofi y Pfizer-BioNTech continúan sus negociaciones para producir el ingrediente activo de la vacuna anti-Covid, según anunció Paul Hudson, director general del laboratorio farmacéutico francés, a Le Figaro, en una entrevista exclusiva.

La decisión surge cuando Francia había quedado postergada en la producción de vacunas porque el Instituto Pasteur abandonó el lunes su proyecto y Sanofi no podía avanzar con el suyo hasta fin de año.

Esta unidad en la acción entre laboratorios es el nuevo signo pos pandemia para conseguir abastecer vacunas para todos. Resuelve al mismo tiempo la guerra de competencia entre laboratorios médicos en plena pandemia, que retrasan decisiones de los gobiernos con sus lobbies.

“Desde el inicio de la epidemia, Sanofi ha estado involucrado en la lucha contra el Covid-19, trabajando en el desarrollo de tratamientos y dos vacunas. Como estábamos atrasados ​​unos meses con nuestra vacuna principal, nos preguntamos cómo podríamos ser útiles ahora, de qué otra manera participar en el esfuerzo colectivo para salir de esta crisis lo más rápido posible. Estudiamos las diferentes opciones posibles antes de acercarnos a Pfizer-BioNTech con quien firmamos un acuerdo el martes”, dijo Hudson a Le Figaro.

La sede de Sanofi en París. Ayudará a Pfizer en la producción de vacunas. Foto: AFP

La sede de Sanofi en París. Ayudará a Pfizer en la producción de vacunas. Foto: AFP

Sanofi usará su fábrica en Frankfurt, Alemania, para empaquetar el producto, que les será suministrado por Pfizer-BioNTech a partir de julio. Este sitio de producción está ubicado cerca de la sede de BioNTech, en Mainz.

“Esto facilitará las cosas. Nuestros equipos están trabajando juntos para poner las cosas en su lugar, en las condiciones adecuadas, ya que este es un proceso mucho más complejo de lo que parece. La vacuna debe embotellarse en un ambiente estéril, a muy baja temperatura. Vamos a hacer esto a gran escala, lo que ayudará a acelerar las entregas. Deberíamos poder entregar más de 100 millones de dosis a finales de año, que irán a la Unión Europea y, por tanto, en parte a Francia”, explicó Paul Hudson.

Proyecto de vacuna propia

El laboratorio francés continuará de todos modos con su proyecto propio. “Nuestra vacuna de proteína recombinante (esta tecnología consiste en producir partículas virales en biorreactores y luego combinarlas con un adyuvante para estimular la respuesta inmune) avanza bien. Esta tecnología requiere más tiempo. Tenemos algunos meses más de  plazo de entrega. Pero tenemos confianza. Lo logramos en nueve meses, lo que nos habría llevado de 2 a 5 años en circunstancias normales. Estoy muy orgulloso del trabajo realizado”, agregó Hudson a Le Figaro.

“Obtendremos los primeros resultados sobre dosis y eficacia en mayo, después de lo cual podremos comenzar nuestra fase 3 (prueba a gran escala en decenas de miles de personas. Nuestro objetivo es un lanzamiento al mercado en el último trimestre del año”, detalló.

La vacuna de Pfizer-BioNtech ya se está aplicando desde fines de diciembre en gran parte de Europa, Estados Unidos y países de América Latina. Foto: AFP

La vacuna de Pfizer-BioNtech ya se está aplicando desde fines de diciembre en gran parte de Europa, Estados Unidos y países de América Latina. Foto: AFP

Sanofi no cree que llegue al mercado demasiado tarde.

“Si lo pensáramos, ¡ya lo habríamos detenido todo! No es cuestión de rendirse. Tenemos grandes esperanzas en la eficacia de nuestra vacuna. Hoy nadie puede decir qué tan efectivo será en las nuevas variantes de vacunas de ARN en el mercado (la tecnología desarrollada por Pfizer-BioNTech y Moderna, nota del editor). Creemos que nuestra tecnología podría ser más eficaz contra estas mutaciones del virus o para determinadas subpoblaciones gracias a su adyuvante (que potencia la respuesta inmunitaria, por ejemplo en los ancianos). Por otro lado, todo el planeta no tendrá acceso a las vacunas a finales de año”, explicó.

Sanofi experimentará con ensayos en diferentes regiones del mundo, donde el virus está actuando activamente para medir su efectividad. Pero también en áreas donde la vacuna no está disponible para toda la población.

Nuevo centro de producción

El laboratorio francés ha invertido 600 millones para la construcción de un centro de diseño y producción de vacunas en la región de Lyon, donde podrán desarrollar rápidamente estas vacunas de ARN y producirlas en grandes cantidades.

La Comisión Europea tiene ahora la ambición de crear una estructura responsable de anticipar las respuestas a las pandemias: la “Autoridad de Respuesta a Emergencias Sanitarias” (HERA).

“Es una buena cosa. Europa debe volverse autosuficiente. Necesitamos construir un “nuevo trato” en las ciencias de la vida. Debemos invertir más, crear más puentes entre la investigación pública, los hospitales y las empresas”, remarcó Hudson en su entrevista con Le Figaro.

París, corresponsal​

CB​