Tensión en Jerusalén: la Explanada de las Mezquitas, un lugar santo ultrasensible

La Explanada de las Mezquitas, llamada Monte del Templo por los judíos y escenario el lunes de nuevos enfrentamientos entre policías israelíes y manifestantes palestinos, es un lugar ultrasensible situado en la Ciudad Vieja de Jerusalén.

Tercer lugar santo del islam, y el más sagrado del judaísmo, la explanada de las Mezquitas es un polvorín donde el menor incidente puede degenerar.

La explanada se extiende sobre 14 hectáreas en la parte alta de la Ciudad Vieja de Jerusalén. Está situada en la parte oriental de la ciudad, sector palestino ocupado y anexionado por Israel en 1967, y que los palestinos quieren convertir en la capital del Estado al que aspiran.

disturbios en jerusalen

El lugar, llamado por los musulmanes Al-Haram al-Sharif (Noble santuario), alberga la Cúpula de la Roca y la mezquita Al-Aqsa (la Lejana) pues es el santuario más alejado donde, según la tradición musulmana, el profeta Mahoma habría acudido. La Cúpula de la Roca se levanta sobre el lugar donde el profeta habría subido a los cielos.

La explanada es el tercer lugar santo del islam tras la Gran Mezquita de La Meca, y la Mezquita del Profeta de Medina, en Arabia Saudita.

Su construcción se inició en el siglo VII tras la toma de Jerusalén por el califa Omar. Está construida sobre el sitio del Templo judío destruido por los romanos en el año 70, y cuyo único vestigio es el Muro de los Lamentos.

Llamada por los judíos Har HaBayit (Monte del Templo), la explanada es el lugar más sagrado del judaísmo. Pero la mayoría de los fieles no acuden a ella pues el rabinato les prohíbe el acceso, por temor a que pisen y desacralicen el santo lugar.

El statu quo

Israel asegura no querer modificar el statu quo heredado del conflicto de 1967. Las normas tácitas de este statu quo autorizan a los musulmanes a subir a cualquier hora del día y la noche a la explanada, y a los judíos a ingresar en ella a ciertas horas, pero sin rezar.

No obstante ultranacionalistas judíos provocan regularmente incidentes al rezar subrepticiamente en la explanada después de haber ingresado a ella como simples visitantes.

Ultranacionalistas judíos provocan regularmente incidentes. Foto: EFE

Ultranacionalistas judíos provocan regularmente incidentes. Foto: EFE

Ello crea frecuentemente tensiones con fieles musulmanes que temen que Israel modifique las normas que regulan el acceso a la explanada de las Mezquitas, administradas por Jordania en coordinación con las autoridades palestinas.

La policía israelí controla a los visitantes no musulmanes que acuden a la explanada de las Mezquitas vía la puerta de los Magrebíes.

El lugar es escenario de frecuentes tensiones.

En 1996, una decisión israelí de abrir una nueva entrada al oeste de la explanada provocó disturbios que causaron 80 muertos en tres días.

Ariel Sharon en el Muro de Los Lamentos. Foto: Reuters

Ariel Sharon en el Muro de Los Lamentos. Foto: Reuters

El 28 de septiembre de 2000, la visita a la explanada de Ariel Sharon, entonces líder de la oposición de la derecha israelí, fue percibida como una provocación por los palestinos. Al día siguiente, sangrientos enfrentamientos opusieron a palestinos y policías israelíes, que dejaron siete muertos por bala entre los manifestantes, dando inicio a la segunda Intifada.

En julio 2017, dos palestinos murieron en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad israelíes. En agosto de 2019, los enfrentamientos entre policías israelíes y fieles en la explanada de las Mezquitas causaron decenas de heridos, durante importantes conmemoraciones judía y musulmana.

AFP

Mirá también