“Make over” la Oficina Oval de Joe Biden: cambios radicales y otros más sutiles

El presidente de EE.UU. impuso su sello. En esta nota, el “juego de las diferencias” con Trump.

Es una tradición histórica que atraviesan todos los presidentes de Estados Unidos luego de asumir: modelar la Oficina Oval para ponerla en sintonía con sus preferencias (estéticas e ideológicas). Una muestra simbólica del tipo de presidencia que quiere encarar. 

En el caso de Joe Biden, y cómo seguramente sucederá con todo lo que haga, cada una de sus decisiones de diseño fue minuciosamente contrastada con lo que había hecho su predecesor, Donald Trump.

Previo a la llegada de Biden a la Casa Blanca el miércoles, el diario The Washington Post recorrió la Oficina Oval y documentó cómo quedó el espacio.

Joe Biden en la Oficina Oval. Detrás de él se ve la bandera de Estados Unidos, y no las insignias de las Fuerzas Armadas, que Trumo había ordenado poner. Foto: AFP

Joe Biden en la Oficina Oval. Detrás de él se ve la bandera de Estados Unidos, y no las insignias de las Fuerzas Armadas, que Trumo había ordenado poner. Foto: AFP

Algunos cambios son sutiles; las cortinas de color dorado brillante que había hecho poner Trump fueron reemplazadas por otras de una tonalidad más oscura; se colocó una alfombra de un azul más intenso y la silla también fue reemplazada. 

Otros, sin embargo evidencian el abismo ideológico y político que separa a ambos hombres.

Una de las diferencias puntuales fue el reemplazo de un cuadro del ex presidente Andrew Jackson que colgaba a la izquierda del escritorio por uno de Benjamin Franklin. La explicación oficial es que se debe al interés que Biden tiene en la ciencia, pero es inevitable pensar en las connotaciones racistas que aún despierta la figura de Jackson.

Andrew Jackson fue dueño de esclavos, y fue además quien firmó la Ley del Traslado Forzoso de Indios en 1830, la cual obligó a miles de personas a abandonar su tierra al este del río Mississippi, lo que resultó en la muerte de miles de ellos.

El espacio frente al escritorio de joe Biden donde se ven los cuadros de los ex presidente de EE.UU.. Foto: AP

El espacio frente al escritorio de joe Biden donde se ven los cuadros de los ex presidente de EE.UU.. Foto: AP

En el espacio frente al escritorio, hay cuadros de ex presidentes de Estados Unidos: George Washington, Abraham Lincoln, Thomas Jefferson y Alexander Hamilton.

En el centro de todos hay un cuadro de Franklin Delano Roosevelt, un claro guiño al modelo que Biden busca seguir: un presidente que afrontó una crisis mayúscula, un desafío similar al que ahora se enfrenta el país. 

Biden también quitó las banderas dedicadas a las distintas ramas de las Fuerzas Armadas que Trump tenía detrás suyo y las reemplazó con una bandera de Estados Unidos.

En distintas partes de la oficina, también se colocaron bustos y esculturas dedicadas a otras figuras de la historia del país. Hay un busto de Martin Luther King Jr., el dirigente por los derechos civiles qeu fue asesinado en 1968, y también otro de Robert F. Kennedy, el hermano del emblemático JFK.

El busto de César Chavéz, entre los portarretratos de la familia de Biden en la Oficina Oval. Foot: Pool.

El busto de César Chavéz, entre los portarretratos de la familia de Biden en la Oficina Oval. Foot: Pool.

Para Biden, ambos fueron figuras cruciales en la lucha por los derechos civiles que se desarrolló en la década del 60.

Más allá de estos íconos reconocidos por todos, también hay pequeñas referencias a otras figuras menos famosas pero que hacen al reconocimiento de Biden hacia el carácter multiétnico de Estados Unidos.

Sobre un escritorio hay un busto dedicado a la figura de César Chavez, un dirigente sindical y de derechos civiles que luchó por exponer las malas condiciones laborales que sufrían los cosechadores de frutas en California.

La inclusión de este busto llegó el primero día del mandato de Biden, en coincidencia con una propuesta del presidente de pasar legislación que le permitiría a trabajadores indocumentados pedir una green card de forma inmediata.

La Oficina Oval en 360°. Foto: AP

La Oficina Oval en 360°. Foto: AP

También hay homenajes a Rosa Parks, la mujer que dio el puntapié inicial al movimiento de los derechos civiles al negarse a dar su asiento a un pasajero blanco en un colectivo, y a Eleanor Roosevelt, la esposa de Franklin Delano Roosevelt.

“Era importante que el presidente Biden ingresara a una oficina que reflejara el carácter diverso de Estados Unidos, y que además exhibiera el perfil que él intenta imprimirle a su mandato”, explicó a The Washington Post Ashley Williams, la subdirectora de operaciones de la Oficina Oval. 

Un objeto que Biden no cambió es el escritorio. Conocido como el Escritorio Resolute, fue un regalo de la Reina Victoria de Inglaterra en 1880 y ha sido usado por numerosos presidentes de Estados Unidos.

Biden sí cambió el contenido aparece sobre el escritorio. Foto: AFP

Biden sí cambió el contenido aparece sobre el escritorio. Foto: AFP

Lo que sí se modificó es el contenido que aparece sobre el escritorio. En las primeras imágenes de Biden sentado frente a la mesa se ve un juego de tazas y boles, además de un contenedor de lapiceras con las cuales firma las órdenes ejecutivas.

No hay rastros de las latas de Diet Coke, que Trump consumía de forma constante, las cuales pedía, según algunas versiones, mediante un botón que había instalado de forma especial en la Oficina Oval.

Redacción Clarín