Europa moviliza todo su arsenal para aumentar la producción de vacunas contra el coronavirus

El fiasco y la bronca con la farmacéutica anglo-sueca AstraZeneca, que produce la vacuna ideada por la Universidad de Oxford, lleva a las autoridades a movilizar todos los recursos farmacéuticas europeos para disparar la producción de vacunas contra el coronavirus. La base se centra principalmente en la  desarrollada por el laboratorio alemán BioNTech con la farmacéutica Pfizer.

Es más cara que la de AstraZeneca (hasta 10 veces más, a más de 12 euros el vial), más complicada de gestionar (debe conservarse a -70 grados centígrados) y más moderna (se basa en ARN mensaje), pero se ha demostrado también mucho más eficaz (un 95% de efectividad frente al 60% de AstraZeneca) y la empresa, al contrario que AstraZeneca, se está abriendo a la competencia para escalar su producción.

Pfizer anunció este lunes que las reformas previstas en su planta de Puurs (Bélgica) terminaron y que ya está aumentando su producción propia y podrá añadir 75 millones de dosis para los europeos a las previstas para el segundo trimestre del año.

Ese aumento puede ser una minucia comparado con sus últimos anuncios. La farmacéutica, después de anunciar hace dos semanas un primer acuerdo con la francesa Sanofi, adelantó este fin de semana que la suiza Novartis y el gigante Bayer se pondrán a producir su vacuna. Les ha cedido su patente.

La vacuna de Pfizer/BioNTech fue además la primera que recibió autorización por parte de la Agencia Europea del Medicamento y se está administrando sin problemas a cualquier adulto.

La farmacéutica Pfizer anunció que sumará 75 millones de dosis para la Unión Europea. Foto: AFP

La farmacéutica Pfizer anunció que sumará 75 millones de dosis para la Unión Europea. Foto: AFP

Vacunas de China y Rusia

La de AstraZeneca, a pesar de que en el Reino Unido se pincha también a los mayores, genera dudas porque las autoridades sanitarias alemanas, francesas, austríacas e italianas ya anunciaron que no la administrarán a mayores de 65 años porque no hay pruebas de su efectividad por encima de esa edad.

Europa podría estar además mirando ya a China y Rusia para cubrir el agujero que deja AstraZeneca (50 millones de dosis sólo de enero a marzo). El ministro de Sanidad alemán, Jens Spahn, dijo el domingo que la Unión Europea podría comprar vacunas chinas y rusas para cerrar esa falta por el fiasco en el contrato con AstraZeneca.

Fuentes comunitarias contaron este lunes a Clarín que la idea alemana ya está en estudio en Bruselas y en consulta con los gobiernos nacionales del bloque.

Se trataría de una compra limitada para cubrir la falta de vacunas de estos primeros meses. La decisión final no está tomada y dependerá en parte, cuentan las mismas fuentes, de la capacidad de escalar la producción de Pfizer con sus contratos con terceras farmacéuticas.

Spahn, en una entrevista al diario Frankfurter Allgemeine Zeitung, explicó que “más allá de en qué país se fabriquen las vacunas, si son seguras y efectivas nos pueden ayudar a dejar atrás la pandemia”.

Un hombre se acerca a un centro de vacunación contra el Covid 19 en Edimburgo, Escocia, este lunes. Foto: AFP

Un hombre se acerca a un centro de vacunación contra el Covid 19 en Edimburgo, Escocia, este lunes. Foto: AFP

Antes de que puedan administrarse en Europa, esas vacunas deben ser autorizadas por la Agencia Europea del Medicamento. Rusia ya pidió autorización para vender su vacuna a Europa y dijo este domingo que en el segundo trimestre podría producir hasta 100 millones de dosis para el mercado europeo.

La Comisión Europea prometió tener vacunados al 70% de los adultos del bloque para finales del verano. Le quedan siete meses. Y aunque los retrasos de las últimas semanas parecen poner en duda ese calendario, si las farmacéuticas cumplen Europa lo tiene al alcance de la mano.

Las fechas de entregas de las dosis no son públicas y están protegidas por la confidencialidad de los contratos pero el gobierno francés publicó su estrategia y de esa puede inferir, extrapolando, cuántas dosis debe entregar cada farmacéutica cada mes de aquí a junio. Unos 515 millones de dosis, suficientes para vacunar a 257 de los 400 millones de adultos de la Unión Europea.

Bruselas, especial

CB​