El rescate de Plus Ultra, una compañía aérea vinculada en al círculo íntimo de Nicolás Maduro, complica al gobierno de España

El gobierno de España se vio envuelto en una incómoda polémica a raíz del rescate financiero de la aerolínea Plus Ultra, empresa que los partidos políticos opositores denuncian que tendría vínculos directos con el chavismo y, particularmente, con el entorno del presidente venezolano Nicolás Maduro.

A través de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), el gobierno de Pedro Sánchez autorizó el aporte de 53 millones de euros para reflotar la firma aérea española, que conecta Madrid con Caracas, dentro de un plan de ayuda a las compañías afectadas por la pandemia de coronavirus.

Si bien es la tercera aerolínea que recibe aportes del Estado, en este caso despertó la reacción del Partido Popular y de Vox porque sostienen que los principales accionistas de Plus Ultra pertenecen al círculo íntimo del mandatario venezolano. Por eso pidieron explicaciones al Ejecutivo de Sánchez.

La sociedad Snip Aviation tiene casi la mitad del negocio de esta compañía, y su presidente, Rodolfo José Reyes Rojas, “cercano a la órbita de Nicolás Maduro”, está “involucrado en sospechas de casos de corrupción por parte de la Asamblea Nacional Venezolana por presunta corrupción dentro de programas de ayuda social”, afirma el partido derechista Vox.

Es más, sus dirigentes sostienen que Reyes Rojas está “señalado por el Gobierno de Estados Unidos como el principal testaferro del presidente de Venezuela del lavado de dólares y adjudicación fraudulenta de millonarios contratos oficiales”.

Plus Ultra en Santiago de Chile, en 2018. Foto EFE

Plus Ultra en Santiago de Chile, en 2018. Foto EFE

El Partido Popular, por su parte, repudió el rescate a la que denominó “aerolínea bolivariana”, y denunció que detrás de esta operación puede haber una maniobra para beneficiar a los amigos del poder venezolanos.

“El Gobierno de Sánchez e Iglesias prefiere rescatar a una compañía bolivariana antes que a nuestros autónomos y PyMES. Tendrá que explicar qué hipotecas mantiene con la dictadura venezolana”, dijo la portavoz parlamentaria del PP, Cuca Gamarra.

No es la primera vez que los partidos de derecha critican al gobierno del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) por su “simpatía” con el régimen de Maduro. Aunque en esta ocasión es algo muy puntual vinculado a lo institucional.

Según la investigación que hizo el diario digital español Vozpópuli, el 47,23% del capital de Plus Ultra está bajo el control de Snip Aviation, una firma integrada por tres venezolanos. El de mayor presencia es Rodolfo José Reyes Rojas. Luego figura como vocal Raif el Arigie Harbie, y como apoderado Roberto Roselli Mieles.

Todos ellos formarían parte del círculo íntimo de la vicepresidenta del gobierno venezolano, Delcy Rodríguez, y de la esposa de Maduro, Cilia Flores.

También señala que Reyes Rojas, Arigie Harbie y Roselli Mieles están vinculados comercialmente con Camilo Ibrahim Issa, un poderoso empresario de origen libanés establecido en Venezuela que tendría fuerte “influencia en el sistema judicial venezolano”.

Reyes es un personaje conocido en Venezuela, especialmente por sus negocios. En 2017, Luisa Ortega Díaz, la fiscal destituida por Maduro, lo vinculó a las oscuras operaciones comerciales relacionadas con la compra de alimentos para los Comité Locales de Abastecimiento y Producción, conocidos como CLAP.

La aparición de estos personajes detrás de Plus Ultra hizo que estallara el escándalo en España. El aporte de 53 millones de euros a una compañía en caída, y en un momento tan crítico para el país a causa de la pandemia, despertó todo tipo de sospechas.

El gobierno de Sánchez argumenta que es para evitar despidos y favorecer la llegada de migrantes latinoamericanos -transporta especialmente venezolanos, ecuatorianos y colombianos- a España, pero no puede eludir la desconfianza.

Se espera que el Ejecutivo español de más explicaciones en el Congreso, donde la oposición se prepara para indagar cómo se gestó esta ayuda.

PB