El infierno y la matanza final: hace 77 años cerraba Theresiendstad, el campo nazi “para familias”

El 12 de julio de 1944, los hombres de Adolf Hitler cerraron el que se conoció como “Campo para familias de Theresiendstadt“, una sección adyacente al campo de concentración y exterminio Auschwitz II, conocido también como Birkenau.

Para vaciarlo, entre el 10 y el 12 de julio asesinaron a 7.000 personas. Conocido también como “Campo de Terezin“, había sido abierto el 8 de septiembre de 1943 para encerrar a los judíos que vivían concentrados en el gueto de Theresiendstadt, en territorio de la entonces Checoslovaquia ocupada por la Alemania nazi.

La propaganda nazi llamaba a Theresiendstadt “La ciudad que Hitler regaló a los judíos”. Era un infierno como cualquier guetto.

La intención de los nazis cuando crearon ese campo era mostrar al mundo, a través de visitas de la Cruz Roja Internacional, que los campos de concentración eran en realidad lugares donde se trataba a las personas allí encerradas con cierta humanidad. Una fachada.

La mayoría los judíos encerrados en Terezin habían llegado en alguno de los grandes transportes que se hicieron entre septiembre y diciembre de 1943 y después en mayo de 1944.

Una barraca del campo de Terezin, en lo que ahora es la República Checa. Foto: Shutterstock

Una barraca del campo de Terezin, en lo que ahora es la República Checa. Foto: Shutterstock

“¿Privilegios?”

A su llegada al campo no se los seleccionaba y tenían lo que los nazis llamaban “privilegios”, como un barracón para niños y que estos recibieran clases.

A pesar de no ser un campo de exterminio como pudieron serlo Auschwitz o Treblinka, la tasa de mortalidad era altísima.

De los 17.517 judíos que llegaron a pasar por Terezin, sólo 1.294 sobrevivieron a la guerra.

La mayoría murió de hambre y enfermedades. El resto durante las matanzas del 8 y el 9 de marzo y las que ocurrieron antes de su cierre, entre el 10 y el 12 de julio, fecha de la que hoy se cumplen 77 años.

auschwitz1

“Campo para familias”

Los estudios académicos de posguerra creen (no hay documentación nazi disponible) que los nazis crearon lo que conocían como “campo para familias” para tener un lugar que mostrara a la Cruz Roja Internacional que los judíos que deportaba no eran enviados a la muerte.

Encerraban allí a judíos que deportaban desde el gueto checoslovaco de Theresiendstadt, del que más tarde tomó su nombre.

La mayoría de los judíos encerrados y que murieron, de hambre, enfermedades o asesinados, en Terezin, eran checoslovacos.

Las vías del tren que conducían al campo de exterminio de Auschwitz, en Polonia, donde miles de judíos fueron asesinados por los nazis.Foto: AP

Las vías del tren que conducían al campo de exterminio de Auschwitz, en Polonia, donde miles de judíos fueron asesinados por los nazis.Foto: AP

También acabaron sus días en Terezin grupos de judíos alemanes, austríacos y holandeses.

Cuando los nazis hicieron las grandes deportaciones a ese campo desde Checoslovaquia dijeron a los judíos que los enviaban a Birkenau para establecer un nuevo campo de trabajo.

Hubo deportaciones masivas más que llegadas diarias como en otros campos. El 6 de septiembre de 1943, en dos transportes, llegaron a Terezin 5.007 judíos.

auschwitz2

Tatuajes y cartas

Ninguno fue asesinado a su llegada. No se los afeitó, no se los vistió con uniformes de presos pero sí se los tatuó.

Se los forzó a escribir cartas a los familiares que habían quedado en el guetto de Theresiendstadt. Los nazis trataban así de negar las informaciones que ya circulaban sobre los asesinatos masivos.

Si los deportados escribían cartas es que seguían con vida. Su tatuaje decía “SB6”, que significaba que serían asesinados seis meses después de su llegada al campo.

El campo fue dirigido por Fritz Buntrock, alto cargo de las SS nazis conocido como “bulldog” entre los presos.

"El trabajo te hará libre", la inscripción en la entrada del campo de exterminio de Auschwitz. Foto: REUTERS

“El trabajo te hará libre”, la inscripción en la entrada del campo de exterminio de Auschwitz. Foto: REUTERS

Tras la guerra fue juzgado por la Justicia polaca y condenado a muerte. El 28 de enero de 1948 fue ahorcado en la prisión de Montelupich, un centro cercano a Cracovia que ya habían usado los nazis desde su invasión de Polonia en 1939.

Buntrock nombró Lagerältester (kapo) a Arno Böhm, un alemán que había sido condenado por asesinato. En marzo de 1944 Böhm se unió a las SS y su puesto lo ocupó otro criminal, Wilhelm Brachmann.

Este era distinto. Condenado por pequeños robos, intentó en varias ocasiones, según los testimonios posteriores a la guerra, ayudar los judíos.

Maquillaje para mostrarse al mundo

Terezin era pequeño. Medía apenas 600 por 150 metros. Era un rectángulo que se embarraba en cuanto llovía y que estaba rodeado por una verja electrificada.

Los presos de Auschwitz pensaban que Terezin tenía mejores condiciones, pero las tasas de mortalidad no estaban muy lejos en cuanto a los presos que no eran asesinados a su llegada.

Chicos en el campo de Auschwitz, tras su lberación por el ejército soviético en 1945. Foto: AP

Chicos en el campo de Auschwitz, tras su lberación por el ejército soviético en 1945. Foto: AP

Las personas encerradas en el campo tenían oficialmente derecho a recibir paquetes que podía enviarles el Comité Internacional de la Cruz Roja o sus amigos y familiares en Checoslovaquia.

Era un derecho teórico porque los paquetes eran sistemáticamente robados por los SS. El campo tenía 32 barracones. Hombres, mujeres y niños menores de 14 años dormían en barracones separados.

Adolf Eichmann conoció Terezin. En febrero de 1944, el arquitecto del Holocausto nazi visitó el campo acompañado de una delegación de la Cruz Roja alemana, controlada también por los nazis.

Aplaudió lo que los jefes del campo “vendieron” como actividades culturales. La visita de Eichmann ya en 1944 mostraba que los nazis seguían con la idea de hacer de este campo el que pudieran mostrar al mundo.

Las matanzas​

En marzo hubo una primera matanza. Después de mantener engañados a los prisioneros con un supuesto traslado a un campo de trabajo, los nazis separaron a hombres, mujeres y niños.

Agentes de las SS al servicio de Joseph Mengele seleccionaron a gemelos para realizar posteriormente sus horrendos experimentos pseudo-médicos.

Los hombres fueron conducidos al Crematorio III de Auschwitz y las mujeres al Crematorio II. En pocas horas murieron gaseados 3.792 personas.

Los sonderkommando contaron tras la guerra que mientras se desnudaban y eran gaseados los presos cantaron el himno checo, el Hatikvah y la Internacional.

El criminal de guerra Josef Mengele hizo experimentos con niños en el campo de Terezin.

El criminal de guerra Josef Mengele hizo experimentos con niños en el campo de Terezin.

El final

A finales de junio, cuando los crematorios de Auschwitz funcionaban a su máxima capacidad, se preparó el cierre de Terezin y el asesinato de los presos que quedaban en él.

En esos meses, entre mayo y julio de 1944 fueron asesinados en Auschwitz más de 300.00 judíos húngaros.

El 2 de julio se separó a todos los que tenían entre 16 y 45 años y eran capaces de trabajar. Más de 3.500 personas (hombres, mujeres y algo menos de 100 niños) fueron trasladadas. El resto, unas 6.500 personas, fueron asesinadas en las cámaras de gas entre el 10 y el 12 de julio de 1944.

Las mujeres que no fueron asesinadas, unas 2.000, acabaron en su mayoría en el campo de Stutthof. Unos 1.000 hombres fueron enviados a Sachsenhausen. Los niños quedaron en Auschwitz.

De todas estas personas, dos terceras partes murieron antes del final de la guerra, por enfermedades, hambre, asesinadas o en las marchas de la muerte con las que los nazis intentaron que las tropas soviéticas no encontraran los campos de concentración y exterminio durante su avance por Polonia.

Casi 18.000 personas pasaron por aquel campo. Al final de la guerra vivían 1.294.

Vivir para contar el horror

Al menos tres de aquellos sobrevivientes escribieron libros de memorias sobre su experiencia. Otto Dov Kulka, que llegó a Terezin con 10 años y pasó por Auschwitz, alcanzó Israel en 1949. Murió el pasado 29 de enero. Fue historiador, escritor y profesor universitario. Su obra sobre el campo se titula “Paisajes de la Metrópolis de la Muerte”.

Gerhard Durlacher era un judío nacido en la ciudad alemana de Baden-Baden en una familia holandesa. Llegó a Terezin con 15 años después de haber huido con su familia de los nazis en 1937 y haberse refugiado en tierras holandesas.

Tras la liberación de Auschwitz volvió a los Países Bajos, donde con los años fue profesor universitario de Sociología. Es autor de varias obras. Sobre Terezin escribió “Líneas en el cielo”. Murió en Haarlem, Países Bajos, en 1996.

Ruth Klüger había nacido en 1931 en Viena. Con 12 años llegó a Terezin y en 1944 a Auschwitz. En 1945, cuando eran trasladadas desde el campo de Christianstadt, en la Baja-Silesia, en una de aquellas marchas de la muerte, Ruth y su madre consiguieron escapar.

Tras un largo periplo se refugiaron en Baviera y en 1947 emigraron a Estados Unidos. Ruth tenía 16 años. Estudió en Nueva York y en California, donde hizo su vida. Llegó a ser profesora en Princeton y profesora invitada en la universidad alemana de Göttingen. Era una de las autoridades mundiales en literatura germana.

En 1992 publicó “Seguir viviendo”, una reflexión sobre la deportación y el exterminio. Murió en octubre del año pasado en Irvine, California.

Bruselas, especial

CB​