Coronavirus en Brasil: Rio de Janeiro suspenderá la vacunación este martes por falta de dosis

El alcalde de Rio de Janeiro, Eduardo Paes, afirmó que la campaña de vacunación contra el coronavirus será interrumpida el martes hasta la semana que viene por falta de dosis.

“Recibí la noticia de que no llegaron nuevas dosis. Tendremos que interrumpir mañana (martes) nuestra campaña”, escribió en Twitter el alcalde de la segunda capital de estado más golpeada de Brasil por la pandemia.

La alcaldía ya advirtió el viernes pasado que sus dosis disponibles solo le alcanzaban “hasta el sábado”.

Paes dijo también en su mensaje que la campaña de vacunación será retomada la semana que viene, cuando llegue una nueva remesa de la vacuna Coronavac, producida por el laboratorio chino Sinovac y que distribuye y elabora en Brasil el Instituto Butantan de Sao Paulo.

Rio de Janeiro es la segunda capital más golpeada por el coronavirus en Brasil, con 268 muertos por cada 100.000 habitantes (17.996 en total), por detrás de los 318 por cada 100.000 que tiene Manaos, la capital del estado de Amazonas (norte), que hace unas semanas vivió un colapso sanitario por la segunda ola de la pandemia.

Solo San Pablo, que tiene el doble de habitantes, supera a Rio de Janeiro en número absoluto de muertos (18.000).

Ante el repunte en el número de muertos y de casos, la alcaldía suspendió las fiestas oficiales del famoso Carnaval de Rio y prohibió cualquier festejo callejero entre el 12 y el 22 de febrero.

La vacunación ya fue interrumpida la semana pasada por falta de dosis en otros puntos de Brasil, el segundo país con más muertos (239.000), después de arrancar tardíamente (si se compara con otros países) hace casi un mes.

El freno en la campaña de inmunización se da en medio de una virulenta segunda ola de la pandemia en Brasil, que el domingo registró la peor media móvil de muertos en los últimos siete días desde el inicio de la pandemia.

Toque de queda

Araraquara, una ciudad de 283.000 habitantes en el interior del estado de San Pablo, impuso este lunes un riguroso toque de queda por 15 días para frenar la propagación del coronavirus luego de que fueran detectados 12 casos de transmisión local de covid de la llamada variante brasileña.

La medida fue anunciada este lunes por la Alcaldía de Araraquara y prevé una multa de hasta 6.000 reales (unas 1.110 dólares) para quien viole el respectivo decreto, que sólo permite desplazamientos de personas, bicicletas o vehículos para servicios esenciales.

Según el decreto, los desplazamientos tan sólo serán permitidos para el acceso a servicios esenciales o en caso de necesidad comprobada; iglesias y clubes tendrá que cerrar sus puertas, y tan sólo está permitida la apertura de los comercios de productos esenciales, pero con horario restringido y para atender clientes que hayan solicitado previamente algún producto.

El toque de queda fue impuesto para frenar la creciente propagación del coronavirus en el municipio luego de que las autoridades sanitarias confirmaran que 12 personas habían contraído la enfermedad a partir de la variante brasileña por transmisión local.

Esta variante, surgida en la Amazonía brasileña y que ya ha sido detectada en otros países, es mucho más contagiosa que el virus original, según han comprobado los científicos, debido a una mutación que facilita el ingreso de la covid a la célula humana.

Hasta ahora la variante brasileña no era transmitida localmente en otras regiones de Brasil y los casos detectados eran de personas que habían viajado a Manaos o que habían tenido contacto con pacientes procedentes del estado de Amazonas.

“La ciudad vive el peor momento de la epidemia y mutaciones del coronavirus fueron identificadas en nuestro municipio”, afirmó el alcalde de Araraquara, Edinho Silva, al justificar la medida de excepción y tras admitir que la propagación había saltado en las últimas semanas y estaba afectando a personas más jóvenes.

Araraquara acumula hasta ahora 12.127 casos de covid y 146 muertes por la enfermedad, pero, además de haber detectado la transmisión local de una variante más contagiosa, sus hospitales ya alcanzaron un nivel de ocupación de 100 % de las camas en enfermería y del 96 % en los lechos de unidades de cuidados intensivos.

Fuente: AFP y EFE

PB