Coronavirus en Alemania: Angela Merkel da marcha atrás con el confinamiento en Semana Santa

En medio de fuertes críticas, la canciller alemana, Angela Merkel, dio marcha atrás en la decisión de extremar las restricciones de contactos durante Semana Santa ante el crecimiento de los contagios de coronavirus.

Merkel hizo el anuncio en una reunión de último momento con los primeros ministros de los 16 estados federados, según consignó la agencia alemana DPA.

De acuerdo con las fuentes, Merkel dijo a los jefes regionales que no se aplicaría el acuerdo alcanzado en las conversaciones nocturnas de principios de semana, que estipulaba el cierre de la mayoría de los comercios y la limitación de las reuniones del 1 al 5 de abril.

Las críticas al acuerdo se centraron en el hecho de que, a pesar de las maratonianas conversaciones, los elementos clave del plan seguían sin estar claros.

Merkel durante una reunión con el Gabinete. Foto: EFE

Merkel durante una reunión con el Gabinete. Foto: EFE

Los dirigentes industriales y comerciales criticaron que no sabían qué significaban en la práctica los cierres de Semana Santa. La canciller informó a los jefes de Gobierno su decisión apenas comenzada la reunión.

Merkel tiene previsto comparecer en el transcurso del día ante el Parlamento.

En las últimas horas, Merkel advirtió que el mundo se enfrenta “a una nueva pandemia”. Lo dijo al anunciar las medidas restrictivas que finalmente y por las críticas no se realizarán.

Según declaró Merkel, la nueva variante, conocida como la B117, es “significativamente más mortal y significativamente más infecciosa“. Por eso, para la líder alemana, se trata de “un virus nuevo, obviamente del mismo tipo pero con características completamente diferentes”.

Mientras tanto, en Alemania la campaña de vacunación no ha colmado las expectativas iniciales, en gran parte como resultado de una escasez de dosis: solo el 9% de los 83 millones de habitantes recibieron al menos una dosis de la vacuna contra el coronavirus y apenas 4% las dos, según cifras dadas el domingo pasado.

Consultada sobre planes de la Unión Europea (UE) para restringir la exportación de vacunas y sus componentes, Merkel dijo que apoyaba los esfuerzos del bloque para asegurar que se cumplieran los contratos, citando en particular los problemas de suministro a la UE de la compañía sueco-británica AstraZeneca.

JPE​