Cinco claves de la reforma monetaria en Venezuela: ¿un avance o muestra de fracaso?

No es nada nuevo que al gobierno y la oposición de Venezuela les sirve toda excusa para enfrentarse y llevar a extremos insospechados cualquier tema que uno u otro pongan sobre la mesa.

Y ahora toca hablar de reconversión monetaria: el Ejecutivo la vende como la panacea para la recuperación económica, luego de quitar seis ceros al devaluado bolívar, víctima de la hiperinflación y de una dolarización que avanza. Para el antichavismo, es un fracaso más.

La realidad es tozuda y muestra que ni lo uno ni lo otro es real. Aquí, algunas claves de la utilidad (o no) de la reconversión monetaria en Venezuela, que ya cuenta con dos experiencias similares, dos precedentes que dan y quitan razones.

1- Los precedentes

Esta reconversión, que entrará en vigor el 1 de octubre, es la tercera en lo que va de siglo XXI y, por tanto, bajo gobiernos de la llamada “revolución bolivariana”.

La primera, que eliminó tres ceros a la moneda, fue anunciada en 2007 y aplicada desde el 1 de enero del 2008.

El gobierno de Nicolás Maduro presenta su plan de "reconversión monetaria" como un paso adelante. Foto: AFP

El gobierno de Nicolás Maduro presenta su plan de “reconversión monetaria” como un paso adelante. Foto: AFP

Sin la urgencia que provoca la hiperinflación que vive Venezuela desde noviembre de 2017, el proceso fue planificado y se puso en marcha tras una larga pedagogía ciudadana para que los venezolanos se familiarizaran con el entonces recién nacido bolívar fuerte.

En 2018, ya con Nicolás Maduro como presidente y con el país envuelto en un bucle de hiperinflación, se puso en marcha la segunda reconversión que, inicialmente, iba a eliminar otros tres ceros, pero que finalmente borró cinco. La moneda fue rebautizada como bolívar soberano.

2- Primeros efectos

La primera de las reconversiones buscó dar una “mayor eficiencia al sistema de pagos en el país”, así como “consolidar la confianza en la moneda nacional”, según dijo el entonces presidente Hugo Chávez, unos objetivos que no se alcanzaron, puesto que “el fuerte” solo duró una década en los bolsillos de los venezolanos.

En 2018, Nicolás Maduro anunció que el bolívar soberano iba a suponer “un nuevo sistema monetario para estabilizar y cambiar la vida monetaria y financiera del país de manera radical”.

Un millón de bolívares apenas alcanza hoy para pagar un boleto de colectivo en Venezuela. Foto: EFE

Un millón de bolívares apenas alcanza hoy para pagar un boleto de colectivo en Venezuela. Foto: EFE

Esos objetivos se vieron todavía más alejados de la realidad: la hiperinflación no ha cesado, la capacidad adquisitiva del país fue arrasada y el soberano fue testigo de cómo, bajo su imperio, comenzaba un éxodo de venezolanos en busca de un futuro mejor fuera de su país.

3- ¿Digitalización o excusa?

La digitalización del bolívar, que ahora el gobierno presenta como algo novedoso, es una realidad desde hace varios años. La escasez del papel moneda, consecuencia de la hiperinflación, llevó al uso obligado de plataformas como “pago móvil” o a realizar transferencias instantáneas para pagar en moneda local desde un paquete de pan hasta los recibos de servicios.

Si bien se desconoce, por el momento, qué novedades traerá la tan publicitada digitalización, no será, al menos en principio, un hecho más extendido de lo que ya es en la actualidad -que apenas se usa efectivo por su escaso valor-, puesto que el anuncio del lanzamiento de la moneda de un bolívar y billetes de 5, 10, 20, 50 y 100 augura más dinero físico y menos pagos digitales.

Además, el nuevo bolívar, pese a que su creación está sustentada por el BCV en la digitalización de la economía, se enfrenta a la mala conexión de internet y los constantes cortes de energía, lo que merma las posibilidades de realizar operaciones digitales, un problema ya conocido y que imposibilita, en muchas ocasiones, incluso, el uso de las terminales para pago con tarjeta común.

Los venezolanos usan cada vez más el dólar, ante la hiperinflación y la devaluación del bolívar. Foto: EFE

Los venezolanos usan cada vez más el dólar, ante la hiperinflación y la devaluación del bolívar. Foto: EFE

4- Dolarización

Pese a que el gobierno promociona su nueva estrategia como una manera de consolidar la moneda nacional, no aclaró cómo va a lograr que mantenga su valor inicial, algo que únicamente se consigue saliendo del escenario de hiperinflación actual para que el bolívar recupere la fortaleza perdida hace años.

De no ser así, la que se consolidará -más todavía- será la divisa estadounidense que el presidente Nicolás Maduro bautizó como “dólar criminal”, y ante la que, inevitablemente, acabó rindiéndose como una tabla de salvación de la economía del país. A día de hoy, cerca del 90% de las operaciones comerciales se realizan en dólares.

Y aunque el futuro está por ver, el bolívar digital tendrá que dar sus primeros pasos conviviendo con el billete verde que, salvo un milagro económico de la tercera reconversión monetaria, llegó para quedarse.

5- El ansiado fin de la hiperinflación

Para que la nueva moneda nazca con éxito es necesario que concluya la hiperinflación, que lleva varios meses atenuándose.

Eso solo se conseguirá, según los economistas, si se frena el desajuste fiscal severo que el gobierno solventa con emisión monetaria.

Una de las claves para ello, será que el Estado incremente sus ingresos y, por tanto, deje de financiarse con el banco central, además de cesar la inyección de dinero inorgánico en la economía. 

Fuente: EFE

CB